The Hand of Glory

  • Desarrollador: Madit Entertainment // Daring Touch
  • Plataformas: PC
  • Lanzamiento: 9 de Junio de 2020 (Parte 1)

“Esta historia comienza donde generalmente algunas otras finalizan…” y no le falta razón a este detective anárquico, incomprendido, talentoso, adalid de quién se quisiera proponer y relevante; muy relevante. La enésima carta y pista llevará a Lazarus “Lars” Bundy a afrontar un nuevo crimen a las afueras de una ciudad de Miami testigo del inicio de un desafío tan tortuoso como profundamente oscuro…

Desde la ciudad eterna de Roma nos llega esta aventura gráfica de dos capítulos a lomos de Madit Entertainment (y Daring Touch). Y decimos “a lomos” ya que para ahondar en la atmósfera que nos prepara el director Stefano Rossitto, qué mejor que hacerlo sobre el mismo ciclomotor GreenDart que llevará al detective Bundy a vivir más aventuras de las que a priori él mismo querría.

Todo comienza un 10 de noviembre. Lars recibe una nueva carta anónima escrita con un tono empático y, a su vez desafiante, en la que pretenden ayudarnos a resolver un violento caso. Uno de tantos. Ya que esa colaboración se tornará en constante para desesperación de la propia HPD, la agencia de detectives para que la trabaja nuestro protagonista, y que ya parece haber perdido la batalla de la paciencia por el exceso de autonomía y ego del detective.

Tras perder nuestras credenciales y dejarnos llevar por el hipnotismo del firmante de las ya famosas cartas, Lars estará más solo que nunca. Comenzando a no saber diferenciar entre el día y la noche, salvo por ese primer vistazo al periódico que amanece cada mañana por el bajo de su puerta, y que tanto nos recuerda a los hábitos de calma y naturalidad que se nos ofrecía en Gabriel Knight: Sins of the Fathers.

De hecho, y de ahí que resaltáramos esa fecha concreta de noviembre, esta aventura transcurre en once días, donde reiniciaremos muchos de esas matinales desde la cama, como sucedía en la legendaria aventura de Sierra. Confirmado por los propios desarrolladores, es innegable que la aventura rezuma sensaciones ya experimentadas en Gabriel Knight… y en la saga Broken Sword. Combinación que difícilmente puede salir mal…

Y si estas líneas empiezan a sonar bien, más mejorarán en el momento que la soledad de Bundy desaparezca gracias a la figura de Alice Sharp. Ambiciosa, con visión, dotada de mil talentos en forma de una coprotagonista que domina el arte de la kinésica para crear una variante en los puzles más que satisfactoria.

Satisfactorios los puzles —mención al de ajedrez—, profunda y absorta trama, guion capaz de dejar frases para el recuerdo, doblaje verosímil y un correcto apoyo musical, como principales virtudes que contrastan con un apartado gráfico… lejano a cualquier atractivo; el palo en la rueda —de la GreenDart— que evita que esta maravillosa historia sea sencillamente la mejor aventura gráfica del año.

The Hand of Glory es creer en la justicia que procesa Lazarus Bundy. Un guía —con rosa y con cruz— que nos llevará desde Miami a Inglaterra pasando, como no, por varios rinconcitos de la vieja Italia. Rinconcito en el que ya posamos a Lars como figura inolvidable de este año que ya por fin nos deja.

Nine Witches: Family Disruption

  • Desarrollador: Indiesruption
  • Plataformas: PC, Nintendo Switch, Playstation 4 y Xbox One
  • Lanzamiento: 4 de Diciembre de 2020

Nos trasladamos a la segunda guerra mundial, cuando el ejército alemán dominaba gran parte de la vieja Europa con la permanente oposición de las fuerzas soviéticas. Por aquel entonces el –ya ficticio– general alemán Friedich von Darka lideraba la división Okkulte-55, responsable de investigar el uso de las fuerzas ocultas en combate. Un arma más, la plena oscuridad; el clavo ardiendo, la resistencia…

Nine Witches es una anómala aventura gráfica clásica. Singular por su “desprecio” del uso del ratón, siendo las primitivas cuatro teclas siamesas –en su versión PC– las que guíen los pixelados pasos –o giros de rueda– de Alexei Krakovitz, experto en ciencias oscuras, y su asistente personal Akiro Kagasawa en una misión que abandera la citada resistencia en su lucha por desvelar los sucesos paranormales que se dan cita en Sundäe, ciudad noruega destino de nuestra extraña pareja de héroes.

Allí, la noche se hará infinita, gracias al ritual que orquestan el citado general von Darka y el científico Rudolph Handloser, y que consiste en forzar a la bruja Edda a liberar la energía oscura que durante años se acumulaba en un pozo sellado en lo más alto del pueblo. Fuerza oculta capaz de formar una luna oscura –y de generar unas repugnantes larvas– que nos tocará investigar.

Ya rodeados del peor perfil de soldados alemanes que se pudieran pixelar, empezaremos a disfrutar de las bondades más representativas de esta aventura: las facultades extrasensoriales del profesor Krakovitz. Pudiendo alternar en cualquier momento la selección de ambos personajes, será con el científico discapacitado con quien, de primeras, gozaremos de la “percepción astral”, bonita forma de dar naturalidad a saber los puntos calientes en pantalla, o de la “sensibilidad astral”, habilidad para poder localizar almas que vagan entre la vida y la muerte, como principales dotes de nuestro viejo protagonista. (Decidme que no os recuerda al adorado Joey Mallone…)

Aunque, y aquí viene otro puntal de la aventura, el asistente Akiro también recibe otras artes poco habituales en el género. Y es que en varios momentos de la trama tendremos que lidiar con escenas de acción que, a punta de su encasquillada pistola –y otras armas más salvajes–, servirán para reducir al ejército alemán… y demás “sanguijuelas” ­.

“Traigo noticias del más allá”, o de más de allá de su interesante historia como poco, ya que, a unos diálogos divertidísimos, unas escenas crueles, explícitas, pero totalmente alabables y un manejo del pixel, al menos en ciertos decorados como por ejemplo en el faro, más que atractivos, solo podemos lamentar la ausencia de doblaje y el insuficiente número de puzles. Quizá en la secuela (ups) nos lo sepan recompensar.

Nine Witches: Family Disruption es sin lugar a dudas una de las grandes aventuras del año. Una encrucijada capaz de mostraste desde su ridiculizada versión del Fürher a la simpleza de la otra cara de la Luna. Un conflicto al que le sobra algún paso por los puestos de control y que, como insistimos, le falta algún que otro puzle. Pero lo que no escasea es su potente guion. Tan potente e INTERESANTE (ha-ha!) del que esperamos que los chicos de Indiesruption sepan seguir sabiendo explotar –aún más–.

Zniw Adventure

  • Desarrollador: Azure Mountain
  • Plataformas: PC
  • Lanzamiento: 6 de Noviembre de 2020

Zniw, la joven dinosaurio de Wajapulka, se ha olvidado de comprar un regalo para el cumpleaños de su madre. Presta y angustiada, sale a una “calle” donde pronto encuentra un ramo de flores tan bonito como ideal… que termina siendo adquirido por un inabordable Lambeosaurus que la dejará de piedra. Tanto, como el guijarro que encuentra en su descorazonadora inercia por el desierto; preámbulo de una peligrosa aventura en busca de un regalo al que parece que costará ponerle el lazo final…

Karolina Twardoz y Lukasz Mikotajczyk, o el (casi) todo de una aventura gráfica que, siendo muy sinceros —y retratándonos con esta confesión— a primera vista no nos encajó, o no nos maravilló para ser más precisos. Su estilo gráfico y estética de dibujo a mano que derivaba en algo vetusto, su insuficiente escala de colores y detalles en muchas de las localizaciones, su ausencia de doblaje, o incluso su carencia de fluidez en muchos puntos, nos hicieron ser pesimistas con esta aventura de corte clásico… ¡¡¡y qué equivocados estábamos!!!

Y es que esta aventura roza en muchos momentos lo maravilloso. Si en el párrafo anterior enumerábamos la desalentadora primera impresión, ahora impartiremos justicia y listaremos algunas de sus bondades: empezando por sus viñetas, ese recurso de Karolina al que buscamos un adjetivo que no logramos encontrar; dejémoslo en “fascinantes”. Continuando por la elección de que los objetos respeten mayoritariamente el medio —jurásico en este caso— que se nos ofrece, algo que puede parecer evidente, pero que en pocas ocasiones se considera en una aventura de este tipo. Y por cerrar el elogio —momentáneamente—, destacar la riqueza del propio desarrollo, con una enciclopedia de animales, vegetación, lugares o, lo mejor, esas opciones que se destapan al ir adquiriendo guijarros que, a modo de tarea secundaria, necesitaremos para enlazar un esperanzador collar para nuestra madre.

Ese es el fin, pero en pocas ocasiones antes importó tan poco, ya que la búsqueda de las 27 “cuentas” del collar que, a priori, es el objetivo que se nos presenta al inicio de esta extensa aventura, se ve eclipsado por un viaje por diferentes regiones llenas de nuevos amigos -y depredadores- que resultan en conversaciones del todo entrañables: empezando por la relación con la vieja tortuga Merdigol y su humilde tienda en la ladera del río, y terminando por el vínculo con Agu… y hasta aquí podemos explicar.

Sobre su motor —el mítico AGS— y sus mecánicas, toca aplaudir también la elección del estilo “verb coin” que en esta aventura es de tres acciones fijas, y dos variables según qué situaciones y personajes se encuentren en el entorno. Además, loar la que quizá es la mayor genialidad de la aventura, representada en esa mochila que nos debemos fabricar para poder almacenar cinco únicos objetos, para más tarde intentar hacernos con algo de mayor capacidad, recordando en demasía, la consecuencia, a lo vivido en la saga The Legend of Kyrandia en la que no teníamos más remedio que dejar objetos en el suelo e ir “sufriendo” ese inconveniente que, a su vez, produce un matiz de realismo a la aventura.

Zniw Adventure, título simple y apropiado, pues es la aventura de una heroína ideada para enamorar; una protagonista amable, pícara, descarada… ¡irresistible!, de esas de las que Disney ya no recuerda como diseñar. Una luz en forma de dinosaurio a la que acompañaremos en un viaje inolvidable repleto de adorables personajes y puzles para completar un largo trabajo digno de una de las mejores aventuras gráficas del año.

Dude, Where is my Beer?

  • Desarrollador: Arik Zurabian & Edo Brenes
  • Plataformas: PC
  • Lanzamiento: 5 de Noviembre de 2020

Tras un eterno viaje en bus, qué mayor necesidad que la de estirar las piernas, respirar aire puro y tomar algo fresco. Paraísos de perfil bajo como se suele decir. Aunque en esta ocasión, para nuestro ya adorado bigotudo, parece que eso será demasiado pedir…

“Una pinta, por favor”. Quizá una de las frases más utilizadas de la historia moderna de la civilización, y de las más sencillas de satisfacer, se tornará en Dude, Where is my Beer? en una singular excursión por lo absurdo con las calles de Oslo como espectadoras de tal injusto show.

Injusto porque, como decíamos, en esta —por momentos— desternillante aventura gráfica a cargo del noruego Arik Zurabian y el costarricense Edo Brenes, sufrimos con la indignación de un hombre al que la cultura hipster actual consigue sacarle de sus casillas. Y es que a los hipsters nada les detiene. Son inconformistas per se: se inventan sabores estrambóticos, deportes como el Brewball e incluso países que seguramente nadie consiguiera señalar en un mapa. Todo por lo “cool” por absurdo que sea… y la cerveza —y los cerveceros— no escaparán a sus gruesos cristales de las gafas de pasta, su aliento vegano o sus ritmos que entonan en “-ivo” como cualquier zumbido progresivo o alternativo.

Por suerte para nosotros el resultado es una escueta, pero muy agradable, aventura gráfica clásica. De puzles sensatos —inclusive el de buscar una fecha de nacimiento por internet— y nada desesperantes. De música concisa pero con algún tema realmente cautivador y, sobremanera, un apartado gráfico que, pese a su reducida escala de colores, consigue seducir a nuestra vista más que cualquier cerveza Pale Ale que puedan servirnos en las modernas tabernas de Oslo.

Eso sí, pese al tesón que demuestra nuestro mostacho favorito por tormarse una típica Pilsner, veremos como, para poder avanzar en la aventura, deberemos sucumbir y tomar otras detestables —de su boca— cervezas artesanales en pro de sus propias conversaciones, ya que en la interfaz veremos una original barra —o indicador— para medir la embriaguez, ya que solo estando algo ebrio, nuestro protagonista conseguirá departir con la mayoría de insensibles ciudadanos que deberían ayudar a encontrar una cerveza NORMAL.

Dude, Where is my Beer? es la primera parte de una aventura que en su próxima entrega debería empezar a dilucidar si existe ese tal Brewer Master (Maestro Cervecero) que parece estar detrás de tal espantosa corriente IPA, el a priori importante concurso de cerveceros de la ciudad y, por ende, la paciencia de un señor de mediana edad que está dispuesto a todo por una típica cerveza de baja fermentación. Fresca, como la propia aventura del binomio Brenes-Zurabian. Y divertida, cosa que en estos tiempos que corren, debería ser más que esencial.

Leisure Suit Larry: Wet Dreams Dry Twice

  • Desarrollador: CrazyBunch
  • Plataformas: PC
  • Lanzamiento: 23 de Octubre de 2020

Cancúm, paradisíaco destino donde Larry Laffer irrumpió tras poner impremeditadamente en jaque a toda la multinacional tecnológica Prune, y oasis del cual cuenta su propia profecía, que el ser protagonista de ella —según El Rey— deberá casarse con la hija del hombre más importante de la isla. Meras distracciones, innecesarias quizá, pues Larry únicamente vive por y para Faith, la deslumbrante mujer a la que su búsqueda y conquista, resultará esta vez mucho más compleja que conseguir decenas de puntos en la fría e inerte Timber.

Dos años después, vuelven los sueños húmedos de Larry Laffer y el equipo de CrazyBunch. Una secuela hilada de un trabajo más que notable por las calles de New Lost Wages y que ahora nos traslada a un ficticio archipiélago de islas del Caribe.

Antes, quizá no cabe ni recordar la larga trayectoria de este donjuán en continúo estado de oferta que es Larry Laffer. Desde su debut en 1987 de la mano de Sierra On-Line, pasando por una extensa retahíla de conocidas aventuras gráficas en los 90, su posterior declive, hasta hoy día, cuando el citado estudio alemán CrazyBunch rescató en 2018 una licencia que nunca debió ser mancillada por la generación 3D.

Y es que es muy evidente. Solo hay que disfrutar de unos pocos minutos y localizaciones para ver que el trabajo gráfico diseñado en esta franquicia Wet Dreams roza la excelencia: escenarios con decenas de detalles en pantalla, colorido atractivo pese a su abuso del púrpura, personajes muy agradables y de apariencia ciertamente encantadora y, en conjunto, una experiencia muy visual que regala alegría y simpatía a cualquier ojo aventurero.

La misma alegría y simpatía —y todo un encomiable esfuerzo seductor— que Larry va brindando a cualquier mujer con la que se cruza. Aunque cabe decir que, en estas dos últimas aventuras, nuestro protagonista ha perdido buena parte de nuestra propia empatía al fracaso, ya que CrazyBunch ha transformado aquellos graciosos chascos amorosos de Larry en éxitos rotundos; algo que para muchos —nos incluimos— pueda considerarse quizá un error.

Siempre es controvertido y difícil adaptar una vieja creación. Yerras si apuestas en crear una línea fiel y continuista, y coqueteas con la herejía si cambias ciertos patrones o conductas muy marcadas de un personaje. Nunca llueve a gusto de todos. Como en el Caribe —hilando ya con el argumento—, donde sufriremos con la gran tormenta que hará varar la balsa de Larry en un archipiélago en el cual deberemos atracar infinidad de veces para encontrar a nuestra anhelada Faith.

Pero lo divertido llega cuando la secuaz del Señor Wang, el nuevo presidente de Prune que bien se asemeja al cantante coreano PSY, también va tras los pasos de la ideóloga de la empresa y el algoritmo que posee para poder éste potenciar el oscuro proyecto que la nueva administración se trae entre manos… o entre las piernas. Un desternillante triángulo persecutorio que terminará con líos de cama, sodomía y, a efectos prácticos, muchas horas de diversión.

Citando ya esas referencias como la del autor del archiconocido gangnam style, debemos detenernos un instante y lamentar la mala elección de querer homenajear sobremanera a las aventuras de los 90 en Wet Dreams Dry Twice. Y es que ver a un personaje disfrazado de Roger Wilco y cesar ahí, pueda gustar, o como mucho encontrar un consolador en forma de tentáculo verde como ocurre también en esta aventura, pero lo que no merece Larry Laffer y su propia licencia, es cruzarse —y algo más…— con la gobernadora Bobby Marley, un cadáver de nuestro adorado aprendiz de pirata o, quizá lo peor de todo, homenajear (calcar) innecesariamente objetivos como el de las cuatro partes del mapa del Big Whoop de Lechuck’s Revenge, y muchas más referencias que no caben en este escrito.

Leisure Suit Larry: Wet Dreams Dry Twice, aún con sus inexplicables decisiones y la carencia de pasión o épica, es una aventura gráfica brillante; casi excelente. Los mejores puzles del año los encontrarás aquí aun siendo éstos de inferior calidad que su antecesor. Pero dando tiempo incluso a disfrutar del laberinto de rigor —y de su genial, esto sí, momento en 8 bits— en las postrimerías de la aventura. Una aventura, clásica y genuina, del hombre que se cansó de ser virgen en los 80, y que ahora, pese a sus recientes méritos amorosos, sigue siendo uno de los personajes más carismáticos de la historia de las aventuras gráficas; historia que nunca debe terminar.

Lancelot’s Hangover: The Quest for the Holy Booze

  • Desarrollador: Jean-Baptiste de Clerfayt
  • Plataformas: PC
  • Lanzamiento: 1 de Octubre de 2020

Lancelot, perdón, “Sir Lancelot the Sexy”, un valiente caballero de la mítica Mesa Redonda —y sí, muy sexy— al que Dios, en plena resaca de nuestro atractivo protagonista, le otorga una inverosímil misión: encontrar el Santo Grial, ponerle algo de alcohol y regresar para celebrar la fiesta más monumental que Inglaterra haya visto jamás. ¿Nos vamos de copas?

La resaca de Lancelot no, la de Jean-Baptiste de Clerfayt, es el —genial— “malestar” de este joven desarrollador a modo de sátira religiosa e histórica que, lejos de aliviar sus síntomas bebiendo agua como todo “animal” racional, decide vomitar una aventura gráfica clásica que, pese a su apartado técnico algo limitado, nos llega con todos los elementos que en ellas siempre deberíamos encontrar.

De argumento seductor, casi tanto como el propio Lancelot, de mecánicas sencillas, de puzles e inventario notablemente equilibrados y de un guion que, a poder elegir, resulta fantástico disfrutarlo con ese ramarazo de auténtico humor que regala carcajadas sin gluten y que consiguen completar una aventura encomendada a Sir Galahad el Puro pero que, gracias a Dios —nunca mejor dicho— y a la disentería, será el destino del protagonista más sexy de la historia.

Así que efectivamente, Dios nos patea a un Reino de Francia donde todos los hombres son gays y las mujeres disfrutan de abundante vello en las asxilas. Lugar que rezuma vicio, depravación y drogas con sabor a pitufo. Lugar donde muchos creen que hay un parque temático llamado Disneyland, pero que Jean-Baptiste bien nos explica que se trata de Redemption Land, el paraíso para expiar todos nuestros pecados. Suponemos pues que Mickey y la demás fauna comprarían los terrenos en un siglo sin determinar…

Gays o no, en nuestra cruzada nos encontraremos con multitud de personalidades: El Cardenal Rechelieu, Francisco de Asís… más variopintas como Sylvain El Transformista o Malory, ya adorado desde aquí por sus cromos Panini de profetas, e incluso da tiempo para disfrutar de unos cameos muy críticos de los Reyes Felipe y Matilde de Bélgica. Aunque sí, de acuerdo, ninguno al nivel de Hipster Jesus; bendito sea.

Lancelot’s Hangover: The Quest for the Glory Booze es disfrutar de la perversión francesa que sufre un cuerpo de 50 kilos, adornado con unos slip Speedo rosas y, en lugar de la mítica espada Arondight de Lancelot, una inseparable jarra de cerveza. Inseparable como debería ser el género de la aventura gráfica a este descerebrado Jean-Baptiste de Clerfayt.

Willy Morgan and the Curse of Bone Town

  • Desarrollador: Imaginarylab
  • Plataformas: PC
  • Lanzamiento: 11 de Agosto de 2020

Que un adolescente viva solo en su casa podría ser sorprendente para cualquiera, pero ante nosotros nos encontramos a Willy, un joven intrépido y avispado como pocos, un joven que diez años atrás sufrió la desaparición de su padre –y en la actualidad las largas expediciones de su madre–, y ahora diez años después, recibirá una carta que lo cambiará todo…

Imaginarylab nos traslada a las deshabitadas calles de Bone Town, una antigua villa pirata donde disfrutaremos de toda una aventura gráfica al más puro estilo clásico; un paseo por unos escenarios y localizaciones alzados gracias a un apartado gráfico extremadamente cuidado y un guión previsible –aunque atractivo y embaucador–, que hará que la historia te envuelva desde el primer momento.

Historia que, como decimos, se desarrolla desde una carta remitida por Henry Morgan, padre de Willy, y para el mundo, uno de los arqueólogos más reconocidos del lugar. Ella obligará a Willy a montar su destartalada bicicleta y poner rumbo a Bone Town donde conocerá desde un posadero sospechoso e insufrible hasta la más agradable –y casi familiar– librera de biblioteca.

Casi familiar porque este, el de la librera, es uno de los innumerables guiños que nos trasladará a aquellas archiconocidas aventuras gráficas de principio de los 90. Todo el aroma de Indiana Jones and the Fate of Atlantis, todo la pillería de la saga Monkey Island.

Aspectos a destacar, su inventario. Y es que en esta aventura, aun siendo breve, dará para almacenar cuantiosa cantidad de objetos que necesitará Willy para localizar varios recortes de un mapa –decidme que ésto no os recuerda a algo– que esconde un bucanero secreto que nos ayudará a clarificar el enigma del Azote de los Mares.

En conclusión, una lacónica aventura de puzles agradables que nos hará “disfrutar” de las gentes de Bone Town, su marcado pasado y un sinfín de enigmas, o uno mayúsculo, que desvelará la verdad sobre nuestro padre y una ciudad a la que, por el bien de Willy, quizá no queramos volver jamás.

Sol705

  • Desarrollador: Patricio Land
  • Plataformas: PC y Android
  • Lanzamiento: 31 de Julio de 2020

Que el mejor amigo de una interminable noche de tormenta es el televisor, casi ni se pone en cuestión. Que después de años y años de servicio, este fiel aparato elige siempre las veladas de confinamiento para estropearse, ni cotiza tampoco en una apuesta. Y que, esta simpática cotidianidad –en la sombría región de Tucana– se vea adulterada por la arribada de un platillo volante, quizá no era la opción más deseable…

Meeno Estucco es el típico adolescente con escaso don de gentes. Después de una breve aparición a modo de prólogo con el ídolo de Meeno, el Profesor Romaniak, al cual ya le atisbamos una primera “conexión” con los alienígenas, nos adentraremos en la crueldad de un nuevo día en el colegio a lomos de nuestro imberbe protagonista.

Y es que “hippie asqueroso” es alguna de las más dulces galanterías que tiene que soportar Meeno. Esa, y la de convivir con el chico más popular del colegio: su hermano Gabriel, que para no decepcionar en su entrega a la causa de maltratar a Meeno, le chantajeará con chivarse a sus padres de sus pésimas notas si no colabora en la búsqueda de un bajista para la banda de rock de Gabriel.

La vida no sonríe a nuestro protagonista, aunque sí a nosotros, ya que Patricio Land nos prepara una retahíla de puzles por las calles de Tucana que en su mayoría bien merecen nuestra gratitud. Puzles de toda la vida que logran compensar ciertas carencias en lo técnico –con físicas algo estrambóticas en los movimientos de Meeno– que chirrían al compararse con unos decorados muy agradables pese a lo entoldado que se nos presenta el paisaje.

Alex Riveman, Padre Carlitos, Lena Haagen y, quizá sobremanera, María la tendera, son algunos destacados secundarios que animan el paseo por Tucana. Una ciudad que no merecía la inclusión de unos extraterrestes, y su devenir narrativo, que enturbian una aventura con poso de aspirar a más.

Sol705 es un día más en la vida de Meeno Estucco. Una aventura que incluso se atreve a soltar trazas de aquel “pixelhunting” que algún purista añora. Una obra que deja un sabor agridulce pero que, como destacamos, si te apetecen buenos puzles por encima de una gran historia, Sol705 es una excursión, aunque mejor no en cohete, que no debes obviar.     

Röki

  • Desarrollador: Polygon Treehouse
  • Plataformas: PC y pronto en Nintendo Switch
  • Lanzamiento: 23 de Julio de 2020

Una casita de madera con todo un bosque como jardín en la que la típica alfombra verdosa da paso al blanco más invernal. Una familia lamentablemente incompleta que se guía por la luz de una chimenea y quizá la Luna más cercana que se pueda contemplar. Un monstruo, cientos de cuervos, incontables seres mágicos y un objetivo: encontrar a nuestro hermano; encontrar a Lars.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es rufus-sin.png

La parte más noble y dulce de la mitología nórdica aparece este verano a caballo entre la aventura gráfica y una mera aventura de puzles. Una variante más que, eso sí, respeta la mayoría de fundamentos de los referentes más clásicos del género, lamentando únicamente que Polygon Treehouse no haya querido darnos el poder de dirigir nuestras conversaciones.

“Tove, la cazadora de monstruos” como frase casi a modo de slogan que Lars dedica a su hermana… justo antes de ser secuestrado por Röki, la espectacular y renegrida criatura que durante la tranquilidad de una noche como cualquier otra arrasa el hogar donde viven. Y es que a la temprana muerte de su madre parece que tocará añadir una repentina concatenación de las ya citadas desgracias, a sumar la imposibilidad de salvar a nuestro padre del amasijo de escombros que dejó la nocturna aparición del gran monstruo.

Ya sola, irremediablemente sola. Deriva de una fuerte, fiera y sabia niña que tendrá que lidiar con parte de la citada mitología nórdica. Adentrarse en el bosque le llevará a descubrir las leyendas de los cuatro gigantes —Jötnar— que se erguían sobre él. Guardianes de un sub-mundo que se creía extinto, pero que reaparecen ante Tove para resolver el doble conflicto familiar que extrañamente les une.

Y para doble, como ya reseñábamos, la vertiente en cuanto a puzles se refiere. Los primeros pasos por el gran bosque y sus Árboles Vía están repletos de puzles de combinación de objetos; los que tanto nos gustan a los consumidores de aventuras gráficas. Pero conforme avance Tove en su largo —literal— camino hasta encontrar al “pequeño tomte” derivará por secuencias de puzles rompecabezas, movimiento de bloques y apertura de puertas donde quizá el estudio británico haya buscado engatusar a otro tipo de público.

Röki, es el nombre de la ansiosa criatura que sacude el corazón de Tove y el de su ya aciaga familia, pero también es el nombre de una aventura gráfica que nos regala una narrativa y ambientación como pocas lo han conseguido en los últimos años. Un viaje de la mano de “la chica de la que hablan los susurros del bosque”. Un viaje… ya eterno.

Beyond a Steel Sky

  • Desarrollador: Revolution Software
  • Plataformas: Apple Arcade y PC
  • Lanzamiento: 26 de junio de 2020

“Amanecía cuando abandoné la aldea. Los monótonos páramos del Gap se alejaban a mis espaldas. La noche siguió al día, y llegó otro amanecer. El tiempo perdía su significado mientras seguía el rastro. Hacía mucho que la determinación sustituyó a la tristeza. Fuera como fuera, encontraría a Milo…”.

Una década después de aterrizar en Union City tras un “accidente” de helicóptero, Robert Foster vuelve a alejarse de las arribadas ortodoxas al tener que regresar a la infinita ciudad vertical de la forma menos deseada. Y es que el secuestro de Milo —hijo de sus amigos Max y Aneeda— obligará a Foster a cruzar los límites más desmesurados que se requieran, incluido el de adoptar la identidad de un recién fallecido.

Union City no es un lugar para Robert Foster. Ni tan siquiera después de dejar aquella ciudad-estado a cargo de Ken, ahora denominado —y endiosado hasta la saciedad— “Joey el Salvador”, conseguía compensar la fatiga que producía revivir esos días encerrado en sus interminables muros de metal, su holográfico paisaje y departir con una distópica sociedad que parece plegarse a las consignas de un Joey, y su enigmático consejo ministerial, que quizá confundieron la senda a tomar.

Aunque seamos positivos, ese desalentador panorama, contrasta con una elección de estilo gráfico “cel shading” a cargo de los chicos de Revolution Software que, pese a plegarse al transitar del 3D, demuestran que la alternativa le sienta de maravilla a esta aventura.

Como innegable también es que esta secuela respeta los fundamentos del género. Eso sí, toca hurgar, pese a que se acepta dada la futurista era en el que está ambientada la aventura, que un gran porcentaje de puzles se resuelvan con un aparato que servirá a Foster para hackear MINOS, el sucesor natural del recordado sistema LINC de Beneath a Steel Sky, que está interconectado con gran parte de los dispositivos que encontramos, teniendo que cambiar sus funciones habituales para poder avanzar en la aventura.

Alabado hackeo de MINOS, y alabada palanca. Siendo quizá algo decepcionante su reiterado uso, rozando lo humorístico y a la vez el de la vulgaridad. Aspecto éste de sorprendente simpleza, como también el de un conjunto de diálogos a años luz de lo disfrutado en su antecesor, que podemos sumar a un doblaje en inglés de algunos personajes que se prestan difíciles de elogiar.

Beyond a Steel Sky nos devuelve a un mundo con una atmósfera tan majestuosa como desaprovechada. Nos redime con reencuentros que fisgan en nuestro cajón de nostalgia —¡un hurra por Los Chicos del Gap!— , a la vez que nos regala la enésima vuelta de tuerca de la aventura gráfica e, incluso, se atreve a indagar en las paradojas y los principios más básicos de la conducta social moderna. Ah sí, y por favor —como nos imploran constantemente— “no deje de sonreir”.