Perfect Tides

  • Desarrollador: Three Bees
  • Plataformas: PC
  • Link Steam: clicka aquí
  • Lanzamiento: 22 de febrero de 2022

“Es el año 2000. El nuevo milenio. Bueno, técnicamente, el calendario gregoriano no tiene año 0, así que el nuevo milenio empieza en 2001. La gente se molesta cuando les recuerdas esto. Que es a menudo. Tu nombre es Mara Whitefish. Edad, 16 años menos 5 meses. Vives en la isla de Perfect Tides. No hay coches, ni grandes almacenes, ni asfalto, ni acero. Cuando la bahía se descongela, tomas el ferry a casa desde la escuela junto a tu amiga Lily…”.

Bienvenidos al viaje de vuelta a un pasado mejor que nos prepara la desarrolladora Meredith Gran. Su viaje. Su propio homenaje. Y es que Perfect Tides nos muestra algunas de las vivencias de la adolescencia de Meredith, también entreviéndose, al estar adaptadas de una forma tan y tan cotidiana que, al jugar a esta aventura, sientes que esas escenas, que esos momentos, son imposibles de idear.

“Piensas en lo normal que es todo. Jóvenes que se acercan a la escritura, chicos de secundaria, nerds de internet, punks. Son personas como tú, nada diferentes”. La memoria del ayer con un precioso trazo pixel en cuanto a escenarios —algo menor en sus personajes— y los rasgos de esos motores de Sierra Online… por si con la nostalgia de la energía que emiten esas escenas tan corrientes no hubiéramos tenido ya suficiente.

¿Cuál es pues la premisa? Quizá sobrevivir. Al menos a ojos de una adolescente. Disponer de lágrimas demasiado accesibles. Poder ser fuego sin necesidad de combustión. Holgazanear y quejarse de ello. Dramas, en forma de riña familiar por la marca de leche que traemos del supermercado, la depresión de ver a una amiga cambiar de casa o el mero hecho de que tu hermano mayor no quiera conseguirte el tabaco que a ti no te permiten comprar. Lo dicho, los dramas… de la adolescencia.

Y todo ello en un año de transcurso de la aventura. Los capítulos son las cuatro estaciones, pero en todas ellas, Mara sigue sintiéndose el bicho raro con más amigos en la red que en la vida real. Parte de su vida, se basa en rezar para que nadie llame por teléfono mientras el modem se desgañita, con el fin de poder pasar las noches bajo la luz de un monitor y sentir mariposas en el estómago al chatear de madrugada en el primigenio internet.

Pero Mara se aferrará a “cosas” especiales para intentar conseguir serlo ella. Surgirán tentaciones, proporcionalmente inversas a los pocos puzles que ya nos prometían en primavera, y que conforme la aventura languidece se va tornando en una novela excesivamente narrativa.

Perfect Tides es un drama en forma de aventura que hay que oler, saborear y, sobretodo, sentir. Es vivir el día a día de una adolescente repleta de un dolor que ella misma no sabría ni definir. Pero también hay cierta paz, cierta libertad, la que proporciona una isla que no ofrece nada, siendo a la vez un rincón en el mundo que quizá lo tenga todo. Eres una niña. La vida apenas ha comenzado y tú ya sientes que se debería terminar: “A veces me pregunto, en alguna parte, ¿hay alguna oportunidad para nosotros?”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *