Beyond a Steel Sky

  • Desarrollador: Revolution Software
  • Plataformas: Apple Arcade y PC
  • Lanzamiento: 26 de junio de 2020

“Amanecía cuando abandoné la aldea. Los monótonos páramos del Gap se alejaban a mis espaldas. La noche siguió al día, y llegó otro amanecer. El tiempo perdía su significado mientras seguía el rastro. Hacía mucho que la determinación sustituyó a la tristeza. Fuera como fuera, encontraría a Milo…”.

Una década después de aterrizar en Union City tras un “accidente” de helicóptero, Robert Foster vuelve a alejarse de las arribadas ortodoxas al tener que regresar a la infinita ciudad vertical de la forma menos deseada. Y es que el secuestro de Milo —hijo de sus amigos Max y Aneeda— obligará a Foster a cruzar los límites más desmesurados que se requieran, incluido el de adoptar la identidad de un recién fallecido.

Union City no es un lugar para Robert Foster. Ni tan siquiera después de dejar aquella ciudad-estado a cargo de Ken, ahora denominado —y endiosado hasta la saciedad— “Joey el Salvador”, conseguía compensar la fatiga que producía revivir esos días encerrado en sus interminables muros de metal, su holográfico paisaje y departir con una distópica sociedad que parece plegarse a las consignas de un Joey, y su enigmático consejo ministerial, que quizá confundieron la senda a tomar.

Aunque seamos positivos, ese desalentador panorama, contrasta con una elección de estilo gráfico “cel shading” a cargo de los chicos de Revolution Software que, pese a plegarse al transitar del 3D, demuestran que la alternativa le sienta de maravilla a esta aventura.

Como innegable también es que esta secuela respeta los fundamentos del género. Eso sí, toca hurgar, pese a que se acepta dada la futurista era en el que está ambientada la aventura, que un gran porcentaje de puzles se resuelvan con un aparato que servirá a Foster para hackear MINOS, el sucesor natural del recordado sistema LINC de Beneath a Steel Sky, que está interconectado con gran parte de los dispositivos que encontramos, teniendo que cambiar sus funciones habituales para poder avanzar en la aventura.

Alabado hackeo de MINOS, y alabada palanca. Siendo quizá algo decepcionante su reiterado uso, rozando lo humorístico y a la vez el de la vulgaridad. Aspecto éste de sorprendente simpleza, como también el de un conjunto de diálogos a años luz de lo disfrutado en su antecesor, que podemos sumar a un doblaje en inglés de algunos personajes que se prestan difíciles de elogiar.

Beyond a Steel Sky nos devuelve a un mundo con una atmósfera tan majestuosa como desaprovechada. Nos redime con reencuentros que fisgan en nuestro cajón de nostalgia —¡un hurra por Los Chicos del Gap!— , a la vez que nos regala la enésima vuelta de tuerca de la aventura gráfica e, incluso, se atreve a indagar en las paradojas y los principios más básicos de la conducta social moderna. Ah sí, y por favor —como nos imploran constantemente— “no deje de sonreir”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *