Billy Masters Was Right

  • Desarrollador: Postmodern Adventures
  • Plataformas: PC
  • Lanzamiento: 6 de julio de 2020

Billy Masters es un tipo sin suerte. A sus 16 años, y tras algunas enrevesadas incriminaciones que le enfrentaron al profesor Brockman —y en cascada al Sheriff Silverstone­—, Billy se ganó la madre de todos los castigos: un hostil y eterno confinamiento con sus padres al mando, los cuales no parecen ceder ni tan siquiera en dejarle terminar su partida al Space Quest!!!!

Tras dos aventuras antagonistas en sus propios estilos, Postmodern Adventures sigue homenajeando incansablemente al género de la aventura gráfica con su tercer desarrollo en pocos meses de la mano de Billy Masters Was Right (Billy Masters Tenía Razón), una evocadora revisión de los estereotipos más recordados del cine norteamericano de finales de los 80.

Con inspiraciones argumentales —de puño y letra del autor— de míticas películas como The ‘Burbs o más actuales como Disturbia, aun mejorando el producto con el toque canalla de “disfrazar” a Billy como unos de los actores de The Outsiders, esta aventura trata la manida injusticia de que se ignore nuestra juvenil verdad, por rocambolesca que parezca; la pasada… y la presente, ya que si Billy no tenía suficiente con ser castigado por acusar a su profesor de instituto de pedofilia, ahora verá como incluso yendo a tirar la basura a uno le puede salpicar un caso tan mediático como el de los asesinos de ancianos.

Por enumerar; sin nadie cercano en que confiar —excepto el escasamente popular Linus Poindexter—, con las pocas “armas” que no han sido requisadas por nuestros padres y un vecindario —Arnold incluido— que no nos perdonará ni media, serán las desoladoras incomodidades inversamente proporcionales a todas las alegrías de un conciso desarrollo marcado por sus amables puzles, su agudo y rebelde guión y una apariencia pintada de Maniac Mansion que te invita a viajar, aun en formato reducido, a la mejor época del género.

Billy Masters Was Right es el picorcito que se siente al abrir la polvorosa caja del altillo de casa de tus padres. Un verdadero y certero golpe de nostalgia por un pasado mejor: el de ser ese rebelde del siglo XX el cual es probable que hoy podamos echar de menos. Porque recuerda: seguramente… Billy Masters tenía razón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *