Reversion – Chapter 3: The Return

  • Desarrollador: 3f Interactive
  • Plataformas: PC
  • Lanzamiento: 28 de Febrero de 2020

Despertar en Buenos Aires y no recordar nada. Dirigirse a la Plaza de Mayo y encontrarla deshecha, demolida, arruinada… y triste. Contemplar su obelisco y que solo te apetezca apartar la vista. ¿Quién es el causante de tal destrozo? ¿Dónde debo ir? Y lo más importante, ¿quién demonios soy?

Estas dudas empezaron a quedar resueltas en las dos primeras entregas de Reversion, una aventura gráfica del estudio argentino 3f Interactive que nos ha ido llegando en dilatados capítulos; desde The Escape (La Huida) en 2012, pasando por The Meeting (La Reunión) un solo año después, y hasta ahora, con The Return (El Retorno), donde el tiempo transcurrido se ve traducido en una aventura mucho más pulida, extensa y, en sí, agradecida para cualquier aficionado al género.

Christian, recobrado científico, descubre en este The Return que él, junto con Nicolás —mentor y compañero—, construyeron una máquina del tiempo que desafortunadamente ocasionó un destrozo apocalíptico en la ciudad de Buenos Aires. Ni terrorismo, ni nada que se le parezca. Desde un sótano de la facultad vieron las consecuencias de sufrir por una capital arrasada, resignarse por el navegar del propio Christian por las décadas venideras y el transigir ante un estereotipado dictador llamado Sergio que aprovecharía la incertidumbre para hacerse con el control de la ciudad.

Trama casi común envuelta de una atractiva apariencia gráfica y un loable doblaje al inglés. Aunque eso sí, personalmente creemos que entablar conversaciones con artistas del mejor tango y no poder disfrutar del auténtico deje argentino es un error mayúsculo, para una aventura a la que no se le pueden achacar muchos más peros.

Reversion – The Return es el tercer viaje a —como cantaba Gardel— Mi Buenos Aires Querido. Una aventura repleta de alicientes… y alfajores. De amenos puzles y, quizá, de algunos desafortunados personajes secundarios. Pero en sí, un seductor paseo por la porteña argentina, a la que sin duda motiva rescatar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *